No hay comentarios

Cómo ser un Enjoylder sin morir en el intento

TE INFORMAMOS: Complementar tu pensión pública con ahorro para disfrutar en tu jubilación… merece la pena

Enjoylder: definición del jubilado que mantiene su nivel de vida gracias al ahorro privado

Jubilarte como un enjoylder, aquel que disfruta en su jubilación, no es una tarea sencilla y por eso vamos a detallar los pasos a seguir para conseguirlo:

La importancia de la información: Tener un cálculo aproximado de la pensión que nos espera es imprescindible para planear nuestro futuro financiero, igual que mirar la previsión del tiempo antes de salir de casa nos permite elegir qué chaqueta ponernos. Es cierto que hay vecinos que lo tienen más fácil, pues hasta 10 países europeos (Alemania, , Francia, Italia, Portugal, Reino Unido …) informan a sus ciudadanos de cuál será su pensión estimada. En España se aprobó una Ley en 2011 que obligaba a la Seguridad Social a  enviar a cada trabajador anualmente  información de su pensión pública estimada. Lo cierto es que nunca se ha  enviado (aunque sí existe un simulador en la página web de la Seguridad Social, el cual arroja resultados muy por encima de los reales), a pesar de que el 95% de los españoles considera que debería reconocerse como un derecho ser informados por el Estado anualmente sobre cuál  sería su pensión futura.

Las etapas de la vida han cambiado: En los años 90, la esperanza de vida en España era de 74 años, es decir, la etapa de jubilación no alcanzaba los 10 años. Esto, por suerte, ha cambiado. La esperanza de vida en 2055 se sitúa en los 92 años, por lo que podremos dividir nuestra vida en tres etapas: 27 años de formación, 38 años de desempeño laboral y 27 años de jubilación. Esta situación no se ha visto nunca en la historia y debemos estar preparados. Es necesario entender que vamos a vivir varias décadas sin una nómina.

Tu pensión pública no desaparecerá, pero será más baja: No es razonable ni lógico pensar que desaparecerá el sistema púbico de reparto, pero sí es necesario saber que las pensiones serán cada vez más bajas en término de capacidad adquisitiva. ¿Y por qué va a suceder esto si seguimos cotizando? En España las pensiones las pagan los trabajadores, es decir, lo que tú pagas a la Seguridad Social se destina a los jubilados de hoy en día  no a tu propia pensión. De esta manera, cuando te jubiles, tu pensión pública la pagarán los trabajadores que haya en activo en ese momento. La  cuestión es que hoy hay dos trabajadores por cada jubilado, pero en 20 años habrá 1,3 y en 2040 la perspectiva es de un trabajador por cada jubilado: es decir, la mitad que hoy. Esto se traduce en que el dinero disponible en cotizaciones para pagar las pensiones será la mitad.

¿Cómo afectará a tu nivel de vida?: Cuando te incorporas a la vida laboral recibes una nómina con la que sufragas tus gastos. Ese ingreso te permite tener un nivel de vida concreto, más alto o más bajo. Pues hay una cosa que debes saber: tu pensión pública va a ser más baja que tu último sueldo. Da igual si tu sueldo es alto o bajo, tu pensión va ser más baja. Si te jubilas mañana, tu pensión pública será un 20% más baja que tu sueldo. Si hoy tienes entre 35 y 45 años, la diferencia será del 50%. ¿Qué significa esto? Que sin ahorro tu nivel de vida se reducirá a la mitad.

Ser un enjoylder está en tu mano: El modelo de triunfador ha cambiado. Imagina poder mantener tu nivel de vida durante 27 años pero sin pasar todo el día en una oficina. Una etapa que antes se vivía como un periodo de recogimiento se convierte en una fase vital de disfrute. Lo mejor de esto es que no depende de nadie, ser un enjoylder depende sólo de ti. Complementar tu pensión pública con ahorro para disfrutar en tu jubilación… merece la pena. Y eso empieza por hacer un buen presupuesto familiar, controlar los gastos, – controlar el consumo y organizar todos los aspectos del día a día para poder ir ahorrando cada vez más y con más regularidad. Cuando uno empieza a ahorrar, lo de menos es la cantidad…aunque sean unos  euros ya será un buen paso para, poco a poco, construir una cultura del ahorro a largo plazo que evite caer en situaciones poco deseables al llegar la jubilación.

Fuente: https://adndelseguro.com/actualidad/vida-y-pensiones/enjoylder-definicion-del-jubilado-que-mantiene-su-nivel-de-vida-gracias-al-ahorro-privado/

 

No hay comentarios

SEGUROS DE VIDA: UN 48% MÁS CAROS CON EL BANCO QUE CON LA ASEGURADORA

Contratar un seguro de vida puede costar hasta cuatro veces más según con qué compañía se haga. Por término medio, recurrir al banco para este tipo de pólizas supone pagar un 48,3% más que si se adquiere por medio de una aseguradora tradicional. Aviva y Caser son las compañías más baratas, mientras que Banco Sabadell, Mapfre y Banco Santander son las entidades más caras.

 Todos estos datos se desprenden de un informe elaborado por Global Actuarial. Esta firma de consultoría ha visitado de incógnito las oficinas 12 entidades bancarias y 15 compañías de seguros para pedir precio al contratar un seguro que garantice un capital de 120.000 euros en caso de fallecimiento o invalidez permanente.

“Hemos tomado este nivel de capital porque es el importe más habitual de las hipotecas que se firman en España, de acuerdo con los datos del supervisor”, explica Isidre Martínez, autor del informe.

Partiendo de este capital asegurado, Global Actuarial ha pedido precios para diferentes perfiles de asegurado: de 30 años, de 40 años, de 45 años y de 50 años. Para todos los rangos de edades, los precios más atractivos los ofrecen siempre las compañías de seguro tradicionales.

La mayor diferencia aparece en el rango más joven de población. En caso de que contrataran esa póliza de vida en la oficina bancaria, los treintañeros pagarían de media 253 euros al año, mientras que si van a una aseguradora tendrían que desembolsar un 60% menos.

En el caso de las personas de 50 años las diferencias son algo menores: 1.089 euros si se va a al banco frente a 758 euros en la aseguradora, un 44% menos.
Dependencia de los bancos

La explicación para esta gran diferencia está en la dependencia que tienen los bancos de las comisiones que ingresan por su negocio asegurador. Con los bajos tipos de interés, las entidades bancarias han visto reducirse significativamente el dinero que cobran por financiar a sus clientes.

Para compensarlo han impulsado otras líneas de ingresos, como la venta de fondos de inversión, planes de pensiones y seguros. En muchas entidades estas comisiones llegan a representar ya más de un 30% de la cuenta de resultados.

La contratación de un seguro de vida de 120.000 cuesta, por término medio, 622 euros si se hace a través del banco, y 420 euros si se hace directamente con una aseguradora (un 48,3% más), de acuerdo con los datos de Global Actuarial.

La compañía más barata es Aviva, que ofrece este tipo de producto por 232 euros. Mientras, la más cara es Banco Sabadell, que cobra 813 euros.
Un público cautivo

La clave es que el banco tiene a un público cautivo para los seguros de vida, los clientes que quieren contratar la hipoteca con ellos”, explica Borja López-Chicheri, gerente de la asociación de corredores de seguros Adecose. “En las oficinas, el cliente no tiene capacidad para negociar la contratación de la póliza de vida con otra compañía, y el banco acaba imponiendo su precio”, asegura.

La nueva ley hipotecaria que se está tramitando en el Congreso va a tratar de frenar estas prácticas. El texto, que ahora está siendo revisado por el Consejo de Estado, prohibe las operaciones vinculadas. Es decir, que los bancos no podrán condicionar la concesión del préstamo hipotecario a la contratación de otros productos como seguros de vida, de hogar o similares, como venía ocurriendo hasta ahora.

Si se aprueba el texto tal y como está redactado, los clientes tendrán libertad para adquirirlos con entidades ajenas al banco, que sin embargo sí podrá combinar varias ofertas. Es decir: operaciones vinculadas, no, pero combinadas, sí.

“Sabemos que al final el banco seguirá teniendo la sartén por el mango, pero queremos que compita en pie de igualdad y no imponga precios abusivos”, apunta López Chicheri.

La distorsión en el mercado que supone la comercialización de seguros junto con la hipoteca la resume perfectamente una anécdota que cuenta el consejero delegado de una de las grandes aseguradoras que opera en España. “Al contratar la hipoteca el banco te ofrece unos descuentos importantes en el tipo de interés aplicado, que compensan la prima que luego te aplican en el seguro de vida. En mi caso, tengo el seguro con una entidad financiero, y no con mi propia compañía, porque me acaba saliendo a cuenta”.

El auge de la comercialización de seguros de vida por parte de entidades bancarias ha hecho que estas controlen más del 70% de las primas.

Esta tendencia es la que ha provocado que VidaCaixa, la filial aseguradora del grupo CaixaBank, haya superado a Mapfre como mayor compañía española en cuanto al volumen de primas gestionadas. La entidad ha promovido el traspaso de muchos depósitos a seguros de vida-ahorro.

Fuente: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2017/09/25/midinero/1506342490_055687.html